Bajando del pico Murcia, en plena montaña palentina, pudimos entretenernos algo más en los bonitos detalles propios del frío de aquellos días de Diciembre. Ya se echa de menos un invierno de verdad...